En Clientia ya hemos hablado de ciertas cualidades que deben darse en una organización para fomentar un buen trabajo en equipo, por ejemplo la comunicación abierta y las semejanzas con el deporte. Además, se necesita un gran estilo de liderazgo y una cultura de empresa innovadora para construir un equipo de alto rendimiento.

Los mejores líderes tienen estilos de liderazgo distintivos y no tienen miedo de tomar decisiones difíciles. No tienen miedo de cometer errores porque aprenden rápidamente, saben gestionar personas porque son empáticos y comunicativos y evalúan el desempeño de sus empleados correctamente porque tienen los objetivos claros.

Si se quiere construir un equipo de alto desempeño en el lugar de trabajo, es necesario entender las fortalezas y debilidades de las personas de tu equipo y lo que les mueve a trabajar. También, es necesario comprender los diferentes estilos de liderazgo que existe para construir equipos eficaces.

Psicólogos y expertos en negocios han identificado los principales tipos de estilos de liderazgo que son más eficaces. Aquí están cinco de los estilos de liderazgo principales que puedes utilizar para construir un equipo competitivo, dependiendo de la situación en la que estás.

Liderazgo Transformacional

El liderazgo transformacional es un estilo de liderazgo que se centra en la transformación de los individuos. Este estilo está dirigido a provocar cambios positivos en la gente a la hora de hacer las cosas. Se trata de identificar un cambio necesario que aporte valor, luego se crea un propósito en el que creer para guiar a las personas a cumplir con el cambio. Para esto es necesario inspirar y motivar al equipo.

Este estilo de liderazgo es uno de los mejores para usar en los negocios. Fomenta la participación de todos en un equipo y conduce a una alta productividad.

Liderazgo Democrático

Liderazgo demócrata, también conocido como el liderazgo participativo, es un estilo de liderazgo que es muy abierto y colegial en la forma en que construye y gestiona un grupo de personas. Los miembros del grupo toman un papel más activo y participativo en el proceso de toma de decisiones, pero la decisión final la toma el líder democrático. Todo el mundo tiene voz y voto y las ideas se comparten y discuten libremente entre los miembros del equipo. La creatividad se fomenta y se valora, así como la participación en los proyectos.

Los beneficios de este estilo de liderazgo es que los miembros del equipo se sienten con más control de su destino y, por lo tanto, tienden a estar más motivado para trabajar duramente. Los miembros del equipo también disfrutan de mayores niveles de satisfacción en el trabajo, ya que están involucrados en los procesos de toma de decisiones en todas partes. El estilo es generalmente una buena opción cuando se quiere construir equipos cualificados, especialmente en la industria de servicios donde las nuevas ideas permiten una mayor flexibilidad a las siempre cambiantes demandas de los clientes.

Liderazgo Siervo

El liderazgo de servicio, un término acuñado por Robert Greenleaf en la década de 1970, describe un estilo donde el papel principal de un líder es servir a un grupo de personas, como los empleados. El líder predica con el ejemplo, con generosidad. Él o ella tiene una alta integridad y está enfocada en satisfacer las necesidades del equipo. A diferencia de la mayoría de los otros líderes, el “líder servidor” prefiere quedarse en la sombra y permite que el equipo se lleva todo el mérito por su duro trabajo.

El liderazgo de servicio ayuda a crear una cultura corporativa positiva y puede conducir a una alta moralidad entre los miembros del equipo.

Liderazgo Orientado a Personas

El liderazgo orientado a las personas es un estilo de liderazgo que tiene en cuenta las fortalezas y talentos de las personas. Los líderes que utilizan este estilo asignan a las personas a posiciones donde puedan aprovechar sus talentos y características positivas. El líder se centra en la organización, apoyo y desarrollo de los miembros del equipo, así como mejorar el bienestar de todo el equipo. Los líderes orientados a las personas tratan a los miembros de su equipo por igual, son amables, accesibles y están fácilmente disponibles para cualquier persona que necesite ayuda o consejo.

Este estilo de liderazgo participativo construye equipos populares, en donde todo el mundo quiere ser parte. Los miembros del equipo son a menudo más productivo y dispuestos a asumir riesgos porque saben que el líder va a proporcionar apoyo si lo necesitan.

Liderazgo orientado a las tareas

Los líderes orientados a las tareas se centran sólo en la realización del trabajo. Definen el trabajo que hay que hacer, planifican y organizan la forma en que se realiza el trabajo, crean y asignan funciones para hacer el trabajo, ponen medios y recursos para gestionar el rendimiento y controlan el progreso y el nivel de trabajo.

La ventaja de este estilo de liderazgo es que construye un equipo que ofrece resultados dentro del plazo establecido. El estilo es especialmente útil para los miembros del equipo que no pueden manejar bien su tiempo, ya sea debido a las distracciones personales o de trabajo o de su propia capacidad limitada para trabajar sin supervisión directa.

 

Ahora que ya conoces estos cinco, solo me queda preguntar: ¿qué estilo de liderazgo o combinación de estilos crees que funcionarían mejor en tu empresa?

Deja tu comentario y estaremos encantados de participar en tu diálogo. Feliz día a tod@s