La gamificación es una de las tendencias más en auge de los últimos años, junto con el neuromarketing,  y en Clientia no queremos que te quedes sin saber de qué se trata y, sobre todo, cómo aplicarla en tu empresa. Puedes echar un vistazo al post “Que alguien me explique qué es la gamificación” antes de seguir leyendo la historia que hoy quiero contarte.

Para empezar: ¿Cómo implementamos la gamificación de forma correcta en pymes?

  1. Definir los objetivos y las tareas para alcanzarlo. Es lo primero que hay que tener en cuenta, es necesario tener muy claro para qué queremos implantar el proceso de juego y qué resultados medibles esperamos conseguir (incremento de ventas, mejora de trabajo en equipo, aumento de la fidelización de nuestros clientes….).
  2. Diseñar el juego: para ello será imprescindible contar con una buena narrativa y escenario que motive a las personas a desarrollar sus tareas y alcanzar los objetivos. La narrativa, la historia que rodea el juego es la parte más creativa a la hora de aplicar la gamificación en pymes. Ésta tiene que ser entretenida, pero también aportar un sentido, competitividad, reconocimiento y sentimiento de superación. Para ello, el juego incluye puntuaciones para cada persona del equipo, premios, recompensas, diferentes estrategias y un panel en donde se ven los puntos de cada miembro.
  3. Crear la plataforma del juego y medir: puede tratarse de un tablero, de una plataforma social online, de unas cartas. Cualquier soporte capaz de medir la motivación y el desempeño del equipo. Habitualmente suele tratarse de un software, también suele ser habitual que permita al equipo enviar cualquier clase de feedback.

 

Para inspirar: ¿Existe algún caso de éxito en el que la gamificación haya triunfado?

El contexto: Te quiero contar una historia sobre cómo Correos aplicó la gamificación. Correos iba a lanzar su nueva web y quería comprobar que todos los contenidos estaban bien, éste era su objetivo. Para ello, evaluaron la posibilidad de contratar servicios externos, pero el presupuesto y el tiempo eran bastante altos. Al mismo tiempo, también consultaron a una empresa innovadora, como Clientia, y ésta le propuso involucrar a sus empleados, que son los que mejor conocen el potencial e información de Correos y les dijeron que podrían alcanzar sus objetivos en 2 semanas gracias a la gamificación.

El juego: Mediante mecánicas sencillas de gamificación, se consiguió que los trabajadores participaran y aportaran mejoras para el nuevo sitio web. Por cada mejora aportada se obtenían puntos y éstos eran visibles para todo el equipo en un ranking de puntuaciones, lo que fomentaba la motivación, la competitividad y el reconocimiento. Cada trabajador recibía puntos por participar activamente en el juego, por informarse de las reglas del juego, por enviar reportes y por proponer un gran volumen de mejoras.

Las recompensas son importantísimas: los 3 que más puntos obtuvieron recibieron una Tablet de alta gama, una Tablet de gama inferior y una caja de experiencias. Además, se repartieron regalos de merchandising corporativo a los primeros 700 del ranking.

Los resultados: Con más de 1700 participantes, la actuación fue todo un éxito. Consiguiendo más de 50000 propuestas de mejora en 160000 páginas revisadas, de las cuales más del 30% fueron aplicables. Lo cual se materializó en un ahorro de costes del 70%. ¡Y todo esto en tan solo 2 semanas!

 

Como hemos visto, la gamificación consiste en la implementación de mecánicas de juego en entornos que no son lúdicos, como en las empresas. En Clientia nos esforzamos por hacer crecer a las empresas, pero, también, en hacer más divertido y ameno el trabajo para los equipos, lo que mejora la productividad y la motivación de lxs empleadxs. Espero que hayas aprendido algo nuevo e interesante. Hasta el próximo post y feliz día.