En Clientia trabajamos para impulsar la innovación en las empresas. La innovación, cada vez más, es considerada como una inversión y no como un gasto, algo en lo que hay que esforzarse pero que traerá mejores resultados con el tiempo. Las organizaciones necesitan desarrollarse con estrategias que faciliten la innovación. Una de las formas es: capturar ideas de los trabajadores. La fuerza de trabajo es una mina de oro para que la empresa tenga conocimiento del mercado, su punto de vista es ineludible porque se encuentra en contacto directo con los clientes. Pero, para que todo esto sea viable, es necesario crear un proceso simple y definido de comunicación entre trabajadores y directiva, clarificar los objetivos de negocio y crear una cultura colaborativa de intercambio de ideas.

1.- Capturar ideas del equipo.

Según varios Informes de Innovación, más de la mitad de los empleados creen que a pesar de que su organización está llena de grandes ideas, al no existir un proceso establecido para que puedan ser compartidas, estas ideas no se llevan a cabo. Casi el 86% cree que un proceso o plataforma ayudaría en esta tarea de captar ideas. No todas las ideas son buenas, pero pueden llegar a dar lugar a una excelente, en cualquier caso, es necesario que éstas sean evaluadas, filtradas y analizadas para implementar la más valiosa.

El 76% de los empleados dicen que se sienten parte de su negocio cuando se reconocen sus ideas. Sin embargo, un empleado promedio sugiere seis ideas al año, de las cuales se están implementando menos de la mitad. Un proceso efectivo para capturar ideas puede mejorar la retención de empleados y su satisfacción profesional. A esto lo llamamos atraer y retener el talento en las empresas. Valorar las ideas y el trabajo de los empleados es fundamental para que todas las piezas que forman una empresa funcionen correctamente.

2.- Medir el impacto de la innovación.

Los empleados deben conocer de manera clara y directa los objetivos establecidos de la empresa, aquello que está tratando de lograr. Esto facilitará que las ideas presentadas sean lo más relevante posible y vayan encaminadas en esa dirección.

Recordar que la innovación puede venir de las ideas más pequeñas. Por tanto, es importante para alentar a los empleados para que hagan buenas sugerencias para cambiar, siempre que éstas estén en línea con los objetivos de la empresa. La participación de la empresa, en general, a través de un canal de comunicación establecido puede ayudar a descubrir ideas que nunca antes se habían pensado, desarrollado e implementado, y encima con más rapidez.

Stuart Eames, Gerente de Mejora Operativa en Waitrose dijo: “Insto a todas las empresas a poner la innovación en el centro de todo lo que hacen, para que sea accesible para todos, con el fin de sacar el máximo provecho de la riqueza de las ideas que tiene a su alcance.”

3.- Crear una cultura de innovación.

La falta de cultura de la innovación es el principal desafío para las organizaciones. Con el fin de que los empleados comprendan la gestión de la innovación y lo que se quiere conseguir, las empresas deben comunicar lo que significa la innovación para la organización. Además del conocimiento, es necesario que la empresa anime al equipo a contribuir con ideas, haciéndoles sentir importantes e incentivándoles.

Mediante el desarrollo de una estrategia y su comunicación a la fuerza de trabajo, la innovación puede ser más ágil, sostenible y eficaz.

Todo esto y mucho más es lo que hace Clientia en sus empresas, si quieres empezar a innovar de manera fácil y rápida, escríbenos aquí o al correo solucionamos@clientia.es con las necesidades que tengas identificadas y empezaremos a recorrer contigo el camino de la innovación hasta que consigas ser el nuevo líder de tu mercado.