Sí….no eres el únic@ que está desolad@ por la vuelta a la rutina.

Los expertos incluso le han dado un término: síndrome o depresión post-vacacional, y es un conjunto de síntomas que aparecen cuando la hora de la incorporación a las obligaciones es inminente.

No importa que vuelvas a tu empresa, a los estudios o al cuidado de la casa y los hijos;  puedes sentir igualmente estrés, ansiedad cansancio o apatía

¡Ojalá estés entre ese 65% que no lo percibe, como nos pasa a nosotros! :)

Si tu trabajo estresa demasiado o tus vacaciones han sido muy ajetreadas (ya que provocan mayores cambios en los ritmos biológicos como las costumbres, las horas de sueño….) , lee nuestros 5 consejos para prevenir el síndrome post-vacacional:

1- Planifica tu vuelta con un “pelín” de antelación.

En serio, volver a casa un día antes de comenzar no te permite retomar las rutinas de forma paulatina, y lo que es peor, no te facilita el “aparcar” esos fantásticos recuerdos

2- El primer día, toma de contacto.

Tómate tu tiempo para identificar las tareas a retomar y comenzar a atacar aquellas que supongan menor esfuerzo mental o físico. No pretendemos molestar a tus jefes, pero está demostrado que es más eficiente hacerlo de esta manera.

3- Duerme, en condiciones.

Si has descansado poco o muchísimo, oblígate los primeros días a regularizar tus horas de sueño: evita las siestas e intenta dormir ocho horas por la noche.

4- “Positivízate.

Contar tus vacaciones, ponerte al día con tus compañeros, tomar una cañita después del trabajo o volver al gimnasio…. Busca motivaciones que te ayuden a ser más feliz.

5- La paciencia, la mejor medicación.

Por suerte o por desgracia, nada es para siempre. El síndrome postvacacional pasará y una vez de vuelta a la rutina, te sorprenderá lo rápido que eres capaz de acostumbrarte de nuevo a lo “malo”. Pon de tu parte para que llegue rápido este momento .

Pero sobre todo sobre todo….. ¡Vuelve a soñar con lo que está por venir!